jueves, 18 abril 2024
34.1 C
Monterrey

Hace Don Giovanni de las suyas ¡en un bar!

Últimas Noticias

Don Giovanni, el emblemático mujeriego de la cultura universal, fue encarnado por el bajo-barítono Andrew Simpson en la famosa ópera de Mozart. Un bar fungió como centro de todos los enredos y mentiras de la trama, dándole unidad a la puesta en escena.

El estreno de “Don Giovanni”, presentado por la Sociedad Artística del Tecnológico de Monterrey, tuvo lugar en el Auditorio Luis Elizondo ayer por la noche. 

Harto de ser sirviente, Leporello curó sus penas con una bebida. Don Giovanni le pidió matrimonio a Zerlina mientras preparaban otra bebida. Y así, sucesivamente, las escenas más conocidas de la obra incluyeron al alcohol como un particular leitmotiv visual.

Tal concepto escénico fue concebido por Stefanos Koroneos, quien se inspiró en el filme de 1988 “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, del cineasta español Pedro Almodóvar.

Para el tenor regiomontano Enrique Guzmán, quien interpretó brillantemente a Don Ottavio, esta decisión resultó bastante efectiva para dirigirse mejor a las audiencias del siglo XXI.

“Las óperas son como novelas, y yo creo que, en la época que las pongas, con la estética que las pongas, siempre y cuando la historia se cuente como debe ser, les habla a diferentes públicos, de diferentes maneras”, explicó.

Asimismo, el cantante agregó que esta historia de pocos personajes obliga a los intérpretes a permanecer fieles al escenario. “Es muy retador el hecho de que no salimos de escena, o sea, estamos todo el tiempo conviviendo ahí”, detalló.

El resto del carismático y virtuoso elenco –encabezado por Simpson, así como por Andrew Dwan, en el papel de Leporello– arrancó numerosas carcajadas y aplausos del público.

La soprano Anabel de la Mora, quien interpretó a Zerlina, destacó por su aterciopelada voz, ideal para el repertorio mozartiano; de igual manera, por su notable teatralidad y manejo de contrastes escénicos.

Por su parte, la Doña Elvira, encarnada por Avery Boettcher, demostró una sorprendente agilidad vocal y sensibilidad actoral durante el aria “Mi tradi quell’alma ingrata”, pieza que fue agregada por el compositor tiempo después de haberse estrenado la ópera, a petición de la intérprete Caterina Cavalieri (1755-1801), quien, en ese entonces, deseaba lucir más sus cualidades.

La música de “Don Giovanni” fue escrita en 1787 por el célebre compositor austríaco Wolfgang Amadeus Mozart. El libreto es del italiano Lorenzo da Ponte, mismo que hizo el libreto para “Las bodas de Fígaro” y “Così fan tutte”.

La segunda y última función de esta puesta en escena será llevada a cabo, en el mismo recinto, el domingo 10 de septiembre, a las 4 p.m.

Por: Paula Román – eitmedia.mx

Foto: Conecta TEC