domingo, 14 julio 2024
23.7 C
Monterrey

Fentanilo y crisis migratoria: México y EU se alistan para su Diálogo de Alto Nivel

Últimas Noticias

En medio de una crisis migratoria y el imparable tráfico de fentanilo, este 4 de octubre arribaron a México dos de los más altos funcionarios de Washington: el secretario de Estado, Antony Blinken, y el fiscal general, Merrick Garland.

El Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad México-Estados Unidos se llevará a cabo el 5 de octubre, en momentos en que aumentan los flujos de migrantes que intentan cruzar al lado estadounidense desde territorio mexicano, un hecho que ha generado diversas críticas a la Administración Biden.

Pero no el único problema. En la agenda bilateral también figura el tráfico de fentanilo, un opioide que se cobra la vida de unos 200 estadounidenses diariamente, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“Las amenazas que enfrentan nuestras comunidades no pueden ser abordadas por un solo país. Nuestros desafíos compartidos requieren soluciones compartidas”, escribió Blinken en sus redes sociales tras llegar a suelo mexicano. La reunión entre él y su homóloga, la canciller Alicia Bárcena, será directa.

Antony Blinken encabezará la delegación de Estados Unidos en el Diálogo, que fue establecido en 2021, en el marco del aniversario de los 200 años de relaciones bilaterales, para diseñar un enfoque “integral, innovador y de largo plazo” en temas de seguridad.

La reunión está programada para el 5 de octubre en el Palacio Nacional de la Ciudad de México, sede del Ejecutivo del país hispanohablante. A la cita acudirá también el secretario de Seguridad nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

El encuentro entre altos funcionarios de ambas naciones se da luego de un reporte de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) que encendió las alarmas en el sector privado de los dos lados de la frontera: unos 35 millones de dólares se pierden cada día debido a la crisis migratoria de Estados Unidos, cuyo Gobierno no ha podido contener de forma definitiva el desplazamiento de las personas, muchas de ellas provenientes de Centroamérica y Sudamérica.

El problema de la migración y el tráfico de drogas es histórico entre México Estados Unidos. Sin embargo, durante el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, las tensiones bilaterales han aumentado debido al discurso de un sector del Partido Republicano acerca de la pertinencia de que las tropas estadounidenses operen en la nación latinoamericana para combatir a los cárteles de la droga.

Además, el ‘muro acuático’ instalado por las autoridades de Texas (estado gobernado por un republicano, Greg Abbott) ha causado malestar en el Gobierno de México, el cual ya ha pedido a Washington que intervenga para que se dejen de violar la seguridad y los derechos humanos de los migrantes.

“Discutir las amenazas más emergentes y urgentes que enfrentan nuestros países; desbaratar los violentos cárteles que fabrican y trafican fentanilo estará en lo más alto de la lista”, dijo Garland antes de viajar a México sobre el objetivo de la Casa Blanca en este Diálogo.

El diario The New York Times observa el Diálogo de forma más discreta, sin esperanzas de nuevos acuerdos: “No se espera que la reunión produzca anuncios políticos innovadores, pero presenta una oportunidad para aliviar algunas de las tensiones entre los dos aliados, al tiempo que aborda las crisis que han surgido como algunas de las mayores vulnerabilidades del presidente Biden de cara a la carrera presidencial de 2024”.

En octubre de 2021, los Gobiernos de México y Estados Unidos acordaron dejar atrás la Iniciativa Mérida, un acuerdo en materia de seguridad en el que los estadounidenses se comprometieron a entregar recursos al país latinoamericano para que luchara contra los cárteles del narcotráfico.

Con base en ese acuerdo, firmado en 2008 durante la presidencia de Felipe Calderón y de George W. Bush, Estados Unidos dotó a México de aviones, helicópteros y otros equipos para sus fuerzas de seguridad. También se le dio entrenamiento y capacitación al sistema policial y judicial.

Sin embargo, debido a la falta de resultados, ambos países decidieron firmar un nuevo acuerdo llamado Entendimiento Bicentenario, en el cual se atenderían las raíces de la violencia, como la migración, el tráfico de armas y la falta de oportunidades. Además, en esta nueva iniciativa de cooperación, mexicanos y estadounidenses se comprometen a ver el consumo de drogas como un problema de salud pública y no un asunto exclusivamente criminal.

En abril de 2022, medios locales informaron que México desintegró la Unidad de Investigaciones Sensibles (SIU, por sus siglas en inglés), un cuerpo de seguridad de máxima confidencialidad que fue instituido por el país latinoamericano y Estados Unidos desde hace más de dos décadas para abordar distintas crisis del narcotráfico. El hecho fue confirmado después por el mandatario López Obrador.

Fuente:https://sputniknews.lat/

eitmedia.mx