viernes, 23 febrero 2024
23 C
Monterrey

“No pueden tapar el sol con un dedo”: el turismo de Chiapas está bajo amenaza por la violencia

Últimas Noticias

Diversos sectores del estado de Chiapas (sur de México) han alzado la voz para denunciar que la violencia de generada por grupos armados está empezando a afectar al turismo, que es una de las principales industrias de esa entidad, especialmente a las zonas arqueológicas.

Pese a que empresarios, líderes patronales y comuneros coinciden en que algunas zonas de Chiapas viven una violencia inusitada, el gobierno, instituciones del Estado e incluso la administración federal insisten en que la violencia no está generalizada y siguen a la baja los delitos de alto impacto como los homicidios.

El pasado 5 de febrero, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chiapas informó que durante el primer mes del 2024, la Incidencia Delictiva en Chiapas registra una disminución del 20%, por lo cual la entidad se mantiene en el segundo lugar nacional con menor tasa en este rubro.

Sin embargo, a finales del año pasado, el Observatorio Ciudadano Chiapas reportó un incremento de más del 12% en los casos de homicidios culposos por cada 100.000 habitantes durante el primer semestre de 2023, comparado con el semestre anterior.

Aunque las cifras no reflejen estado generalizado de violencia, lo cierto es que varios y diversos sectores han alertado sobre hechos de violencia realizados o alimentados por la presencia del grupos del crimen organizado que comienzan a afectar al turismo.

En 2023, Chiapas recibió a más de 8,5 millones de turistas, lo que representó un crecimiento del 3,2% con respecto a la cifra alcanzada en 2022, de acuerdo con datos publicados por la Secretaría de Turismo del estado. Estos turistas dejaron una derrama económica de más de 28,8 millones de presos. Además, las zonas arqueológicas del estado recibieron más de 503 mil visitantes, un crecimiento del 1.1% con respecto al 2022. Siendo Palenque la zona arqueológica más popular entre los turistas con más de 360 mil visitantes.

Sin embargo, de acuerdo con los datos publicados recientemente por la Secretaría de Turismo del estado, Yaxchilán y Bonampak, dos de las zonas turísticas afectadas por la violencia registraron importantes descensos en el número de turistas que las visitaron en 2023. Yaxchilán tuvo en 2023 una caída del 21% en el número de visitantes con respecto al 2022, al pasar de 40.318 a 31.700 turistas; mientras que Bonampack registró una caída del 7% al pasar de 34.937 a 32.478. Incluso las cifras oficiales revelan que Yaxchilán tuvo cero visitantes durante diciembre de 2023.

Herbert Castellanos, director de la empresa Anfitriones Turísticos de Chiapas, dijo que ante la presencia de personas armadas y grupos que cobran por el paso, ha decidido pedir a agencias extranjeras que no manden turistas hacia esas zonas para no ponerlos en peligro.

“En nuestro caso nosotros decidimos, consultando con nuestros gerentes de las empresas que nos envían en turismo desde Francia, Bélgica e Inglaterra, de que no valía la pena exponer a nuestra gente a nada, ni siquiera que vieran que esta situación se estaba descomponiendo porque obviamente llevas un grupo de turistas y ven que te que te salen dos tres personas armadas, que tienes que pagarles, pero que no son autoridad. Entonces el turista hace su visita, pero lo hace con un clima de inseguridad”, comentó el empresario en entrevista con Sputnik.

Castellanos reconoció que con los turistas extranjeros que sí han llegado, lo que hacen es evitar las zonas “conflictivas”, quedándose más tiempo en otros lugares o moverse a otros lados donde el turista no tiene necesidad de enterarse de la situación difícil que está enfrentando parte del estado de Chiapas.

El 21 de enero pasado, Castellanos lanzó una alerta en sus redes sociales en la que aseguraba que hombres armados impedían el paso a zonas turísticas de Chiapas como Yaxchilán y Bonampak, la cual se hizo muy viral en redes sociales y fue retomada por medios de comunicación locales.

Días después, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien está a cargo de las zonas arqueológicas, dijo que era falso que esos espacios turísticos estuvieran en peligro por el narcotráfico y aseveró que mantiene el control de esos sitios.

Sobre Yaxchilán, el INAH puntualiza que ese sitio se encuentra cerrado, pero no por problemas de seguridad, sino por situaciones de índole social, que el instituto no tiene facultad para atender.

Pese a este tipo de informaciones, otros sectores como el patronal se han sumado a las exigencias para que las autoridades reconozcan que Chiapas vive un ambiente de violencia y actúen en consecuencia, como es el caso de La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Chiapas.

A través de una carta dirigida al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, piden que esa autoridad reconozca la situación de extrema gravedad que padece el estado para que así pueda actuar en consecuencia y resolver esa problemática.

“Es muy preocupante todo esto que está pasando yo quisiera, quisiéramos los chiapanecos que nos dieran un toque de realidad, verdad, que las autoridades digan ‘sí, asumimos que está pasando esto, se nos salió de control. Estamos trabajando en esto y próximamente les estaremos informando’, y punto no pedimos más. Lo único que estamos pidiendo ahorita de entrada es que nos digan que acepten que realmente hay un problema. No podemos seguir tapando el sol con con un dedo”, dijo en entrevista con Sputnik la presidenta de la Coparmex Chiapas, Lorena Domínguez Alatorre.

La líder empresarial señaló que el clima de inseguridad que vive el estado del sur de México ya está comenzando a afectar también a las cooperativas y a los empresarios en ciertas regiones de la entidad como algunas de las zonas arqueológicas antes mencionadas, pues están dejando de tener ingreso o incluso han tenido que cerrar.

“La gente local que se encargaba de de atender esos lugares, las cooperativas, han ido cerrando, justamente por el miedo y las represalias, ahí ellos dejan de tener un ingreso por otro lado los hoteleros y transportistas toda la gente que se dedica al turismo ha expresado las grandes afectaciones“, añadió la presidenta de Coparmex Chiapas.

Por su parte, los comuneros confirman el ambiente de violencia que se vive en el estado y recuerdan que ellos han tenido que asumir labores de seguridad porque en octubre del año pasado hubo varios hechos de violencia y no fueron atendidos por las autoridades. Además decidieron cerrar el paso hacia su pueblo y la zona arqueológica de Yaxchilán.

“Tenemos una guardia comunitaria en la entrada con un filtro para poder llevar un control de entrada y salida en dos entradas, en dos puntos estratégicos en la entrada de la comunidad y en la entrada de de la frontera con Guatemala. Así, tenemos un control para la cuestión de seguridad”, dijo en charla con este medio el presidente de la Comisión para la Paz en la localidad de Frontera Corozal, municipio de Ocosingo, Chiapas, y uno de los que decidió el cierre de la comunidad, Esquivel Cruz González.

El líder comunero explicó que en su comunidad no se deja pasar a los turistas a la zona arqueológica de Yaxchilán debido al clima de violencia.

“Los turistas ahora no pueden pasar a Yaxchilán porque para empezar no hay garantía de seguridad para nosotros y menos habrá garantía para nuestros visitantes y si le llegara a pasar a algo nuestros visitante o nuestros turistas, ¿quién va a responder? Precisamente, por eso se tomó la decisión de no dejarlos entrar por un tiempo”, concluyó.

Fuente:https://sputniknews.lat/

eitmedia.mx