lunes, 15 abril 2024
20.9 C
Monterrey

AMLO finalizará su mandato en México antes de cumplir seis años: ¿qué ocurrió?

Últimas Noticias

El Gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, concluirá el 30 de septiembre de este año. La novedad es que esto ocurrirá tres meses antes que los mandatos de sus antecesores, quienes dejaban el poder a finales de noviembre.

Por esta razón, la persona que gane los comicios presidenciales en el país latinoamericano, que se llevarán a cabo el domingo 2 de junio, asumirá el cargo el martes 1 de octubre, esto siempre y cuando las autoridades electorales avalen su triunfo.

Sin embargo, López Obrador es el primer mandatario mexicano con tener 90 días menos para gobernar, lo que ha causado diversas confusiones, debido a que el 1 de diciembre era la fecha que, durante décadas, fue motivo incluso de asueto al ser día de descanso obligatorio, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo (LFT).

Sputnik te explica qué fue lo que ocurrió y cómo han sido las modificaciones en los últimos tiempos de los períodos presidenciales en México.

Así eran los mandatos en el siglo XIX

Previo a su independencia, México dependía de España para conocer a sus gobernantes, ya que estos eran enviados desde la nación europea. Sin embargo, al finalizar la lucha armada (1810-1821), se discutió la manera en la que se gobernaría.

Así fue como en 1822 se instauró el Primer Imperio mexicano, que fue encabezado por el emperador Agustín de Iturbide y la emperatriz Ana María Huarte.

Este solo duró nueve meses, ya que este modelo no fue del agrado de la población, lo que desató nuevos levantamientos armados, que fueron encabezados por Antonio López de Santa Anna y Vicente Guerrero que, posteriormente, serían mandatarios.

Tras la abdicación de Iturbide al trono, que ocurrió en marzo de 1823, se disolvió el Congreso local. Para noviembre de ese año, se estableció el régimen federal mexicano. Fue en esa etapa que nació la primera Constitución de la nación latinoamericana, que fue promulgada el 4 de octubre de 1824.

En el artículo 95, se estableció que los presidentes y vicepresidentes estarían en el cargo por un período de cuatro años, el mismo que iniciaba y finalizaba el 1 de abril; estos eran electos por los congresos locales y federal. El primer mandatario en gobernar México fue Guadalupe Victoria.

No obstante, aunque la Carta Magna mexicana indicara esas medidas, hubo períodos presidenciales con diversas duraciones, a grado tal que tan solo en nueve años, que fue la duración del régimen federal, gobernaron nueve presidentes. A eso se suma que, en esa época, la reelección estaba permitida.

En 1835, y ya con un modelo centralista en ciernes, se creó un Congreso constituyente que derogó las bases de la Constitución de 1824 y aumentó el mandato de los jefes de Estado mexicanos a ocho años. Pero esto fue temporal, ya que para el año 1857 y con una nueva Carta Magna, los presidentes volvieron a estar en el cargo por cuatro años, pero la reelección podía darse indefinidamente.

Nuevo siglo, nuevo período

La llegada del siglo XX trajo otros cambios para definir cuánto tiempo durarían los presidentes al frente del Gobierno mexicano. El primero fue en 1904, durante la recta final del mandato de Porfirio Díaz, quien gobernó 30 años. En esa época, se estableció que los jefes de Estado podrían mantenerse en el poder por seis años.

Para 1917, el entonces presidente, Venustiano Carranza, estableció en la nueva Constitución mexicana (vigente), que la Administración solo sería por cuatro años. Pero, en 1927, el senador Higinio Álvarez presentó una iniciativa para ampliar el mandato y convertirlo en un sexenio.

Finalmente, el 24 de enero de 1928 se oficializó que los presidentes mexicanos estuvieron a cargo del país latinoamericano por seis años, los mismos que iniciaban el 1 de diciembre y finalizaban el 30 de noviembre del último año de gobierno. La reelección fue prohibida hasta 1933.

Desde 1928 hasta mediados del siglo XXI, 14 políticos, en su mayoría del Partido Revolucionario Institucional (PRI), tuvieron administraciones sexenales que comenzaban y terminaban en esas fechas. Pero con López Obrador no es lo mismo.

¿Por qué AMLO estará menos tiempo en el Gobierno?

En 2014, cuando Enrique Peña Nieto (2012-2018) era el jefe del Estado mexicano, se discutió en el Congreso de la Unión y aprobó la reforma político-electoral donde, entre diversos rubros, se cambió nuevamente la duración.

Con ello, los períodos presidenciales ya no tienen una duración exacta de seis años, sino de cinco años con nueve meses. Esta es la razón por la que el actual mandatario mexicano dejará el poder el 30 de septiembre y no el 30 de noviembre, esto según el artículo 83 de la Carta Magna.

A pesar de ello, López Obrador ha señalado que no planea ninguna estrategia para continuar en el poder ni en la vida pública nacional.

“No aspiro a ser jefe máximo, líder moral, ni caudillo, mucho menos cacique. A finales de septiembre me jubilo. Está garantizado el relevo generacional, [me voy] con mi conciencia tranquila”, afirmó el 14 de marzo en conferencia desde Baja California, estado al norte de México.

Al respecto, el doctor en estudios políticos y sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Valeriano Ramírez Hernández, considera que este cambio no tendrá repercusiones ni hacia el presidente en turno ni hacia la persona que obtenga el triunfo en las elecciones generales.

“No habrá cambios, puede haber continuidad en el gabinete. En resumen: no pasará nada”, expone en entrevista para Sputnik.

El experto hace énfasis en que ello dependerá de quién llegue al poder. Recordemos que contienden Claudia Sheinbaum, por Sigamos Haciendo Historia, coalición oficialista conformada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y los partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM)Xóchitl Gálvezabanderada por la coalición Fuerza y Corazón por México, conformada por los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), y Jorge Álvarez Máynezcandidato por el partido Movimiento Ciudadano.

Por ejemplo, “si gana Sheinbaum, la transición sería tersa porque solo sería la comparación de libros negros y blancos y todo en armonía (…). Pero si Morena pierde la Presidencia, viene una pugna. Es decir, [el resultado] del INE se va a revisión de cuentas, pero la información estaría reservada hasta 2026, lo que limitaría las acciones”, puntualiza.

Acerca de otro posible ajuste al período presidencial en México en el futuro, Ramírez Hernández dice que un sexenio es lo más deseable, sobre todo tomando en cuenta que, en anteriores períodos, ni los cuatro ni los ocho años funcionaron adecuadamente.

“Si tuviésemos un sistema como el de Estados Unidos, sería de cuatro años, con opción a reelección por un período más, pero esto significaría ocho años de Gobierno. Considero que seis años están bien; yo lo dejaría en este alcance porque, de alguna manera, ha funcionado desde 1928″, concluye.

Fuente:https://sputniknews.lat/

eitmedia.mx