lunes, 15 abril 2024
20.9 C
Monterrey

Indígenas acusan a radiólogos canadienses de realizarles estudios sin su consentimiento

Últimas Noticias

Decenas de indígenas de la Primera Nación de Pictou Landing demandaron a dos radiólogos canadienses que presuntamente les practicaron resonancias magnéticas sin su consentimiento, en el marco de un estudio sobre enfermedades hepáticas entre las poblaciones de las Primeras Naciones de Canadá.

De acuerdo con el periódico estadounidense The Washington Post, 59 miembros de la Primera Nación Pictou Landing fueron sometidos a resonancias magnéticas invasivas entre 2017 y 2018 con fines de investigación sin su consentimiento.

La denuncia fue presentada por primera vez en junio de 2020 ante la Corte Suprema de Nueva Escocia. Sin embargo, se certificó como demanda colectiva este mes.

La demandante principal y jefa de Pictou Landing, Andrea Paul, detalló en la demanda que en marzo de 2017 participó en una resonancia magnética consensuada como parte de un proyecto de investigación médica de la Alianza Canadiense para Corazones y Mentes Saludables, en Halifax, Nueva Escocia.

Pero antes de ser retirada de la máquina de resonancia magnética, cuando terminó la exploración, según el relato de Paul, la mantuvieron sin su consentimiento en el escáner, como parte de un segundo estudio sobre enfermedades hepáticas en las poblaciones de las Primeras Naciones.

“La jefa Andrea desconocía el estudio indígena y que participaba en él. Mientras yacía en la claustrofóbica cámara de resonancia magnética, conteniendo la respiración y encogiéndose por los fuertes golpes a su alrededor, las resonancias magnéticas generaron datos que revelaron información médica íntima sobre su cuerpo sin su conocimiento o consentimiento”, se lee en la demanda, informó el Washington Post.

Presuntamente, Paul fue seleccionada por una razón: es Mi’kmaq, una tribu de aborígenes algonquinos. Pero no fue sino en 2018, un año después, cuando la mujer se enteró de que fue sometida a un segundo estudio.

Los autores del estudio, los radiólogos Robert Miller Sharon Clarke, indica la demanda, presentaron más tarde los resultados en una conferencia en Halifax y, además, escribieron un artículo titulado “Hallazgos de una resonancia magnética de enfermedades hepáticas en una población de las Primeras Naciones del Atlántico canadiense”.

No obstante, los radiólogos no entregaron los resultados de sus exploraciones, a pesar de que “revelaron un problema médico que requería tratamiento”, indicaron los abogados que representan a los demandantes.

En su demanda, los indígenas evocaron la historia de Canadá que sometió a los pueblos indígenas a diversas experimentaciones sin su consentimiento, presuntamente motivadas por el racismo.

“Conociendo la larga historia de someter a los pueblos indígenas de Canadá a experimentos médicos crueles, incluidos estudios sobre el hambre entre niños, y sabiendo que existían protocolos de investigación para garantizar el consentimiento de los participantes indígenas en los estudios de salud y para confirmar el derecho de los indígenas a poseer y controlar los datos de investigación de los pueblos indígenas, la jefa Andrea se sintió impotente, vulnerable y discriminada por ser Mi’kmaq”, se lee en la demanda.

Ahora, los demandantes están buscando una reparación de los daños ocasionados a los indígenas y declaraciones de invasión de la privacidad, encarcelamiento ilegal, agresión, negligencia, entre otros. En tanto, la acción procederá tras un juicio para el que aún no se ha fijado fecha.

En los últimos años, Canadá ha enfrentado las consecuencias de su pasado colonialista. Según un informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá, publicado en 2015, aproximadamente 150.000 niños indígenas fueron asimilados por la fuerza a través de las escuelas residenciales de 1883 a 1998, en un proceso equivalente a “genocidio cultural”.

El informe descubrió que alrededor de 3.200 murieron en las escuelas y el mayor número de fallecimientos tuvo lugar antes de 1940.

Las escuelas también tuvieron altas tasas de tuberculosis y otras incidencias de salud a fines del siglo XIX y principios del XX, mientras que las tasas de mortalidad se mantuvieron altas hasta la década de 1950.

En junio de 2021, la Primera Nación Lower Koonetay Band informó que fueron localizados los restos de 182 personas en el sitio de una antigua escuela de asimilación forzada para niños indígenas. Días atrás, la Primera Nación Cowesses localizó 751 fosas en el terreno donde estaba ubicada una escuela residencial indígena.

Ese mismo año, el historiador de la alimentación, salud indígena y política del colonialismo de los colonos israelíes descubrió que, entre 1942 y 1952, los científicos en nutrición canadienses realizaron investigaciones en 1.300 indígenas, incluidos 1.000 niños y niñas de seis escuelas residenciales.

Según el investigador, muchos de los menores ya sufrían desnutrición debido a las políticas gubernamentales y a las terribles condiciones de las escuelas residenciales.

Fuente:https://sputniknews.lat/

Foto: Tomada de https://plfn.ca/

eitmedia.mx