domingo, 23 junio 2024
24.2 C
Monterrey

México tuvo un avance en el índice de paz, pero “no se siente esa mejora”

Últimas Noticias

El recientemente publicado Índice de Paz de México (IPM) revela una leve mejora de México en torno a los niveles del país en dicho rubro durante 2023; sin embargo, los autores del análisis advierten que la nación aún enfrenta importantes desafíos en materia de seguridad pública.

El informe realizado y publicado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) revela que la paz en México mejoró un 1,4% en 2023, con los cinco indicadores del IPM registrando modestas mejoras.

“Este fue el cuarto año consecutivo de mejora, tras cuatro años consecutivos de deterioro”, se puede leer en el documento.

Este índice toma en cuenta cinco indicadores principales: homicidios, homicidios que se cometen con armas de fuego, delitos que se cometen con violencia, actividades de la delincuencia organizada y el miedo a la violencia.

“En México llevamos 11 años midiendo la evolución de los indicadores de paz y también identificando diversas violencias, cómo evolucionan en el tiempo y dónde están más focalizadas, esto nos permite elaborar un índice comparativo o un índice relativo. A nivel nacional medimos la evolución en el tiempo de los indicadores de espacios de violencia para las 32 entidades federativas”, explica en entrevista para Sputnik Carlos Juárez, director en México del IEP, que publica anualmente dicho índice.

Uno de los indicadores que ha ayudado a que mejoren los niveles de paz en México es la tasa de homicidios, la cual, según el índice, disminuyó un 5,3% en 2023, marcando el cuarto año consecutivo de mejora. Sin embargo, los homicidios siguen siendo una preocupación importante, con más de 30.500 víctimas el año pasado. Con 23 homicidios por cada 100.000 habitantes, la tasa de México es la 14 peor del mundo.

Pese a la mejora, Juárez llama a interpretar las cifras en su justa dimensión, diciendo que es posible que la gente común no sienta la mejora en su vida y actividades cotidianas.

“Nosotros tenemos una metodología muy precisa, muy robusta y sólida y lo que nos arroja en la medición de los indicadores es que hubo una mejora, pero, ¿qué significa ya en la vida de las personas de la cotidianidad? La verdad es que no se siente esa mejora, un 1%”, agregó Juárez.

El índice también plantea que en 2023, un total de 15 estados mejoraron, mientras que 17 se deterioraron. Yucatán siguió siendo el estado más pacífico de México por séptimo año consecutivo, seguido de Tlaxcala y Chiapas; sin embargo, a pesar de la alta clasificación de Chiapas, el informe de este año detalla cómo la creciente infiltración de grupos del crimen organizado ha aumentado los niveles de violencia en el estado, particularmente en áreas a lo largo de la frontera con Guatemala.

Colima se clasificó como el estado menos pacífico del país por segundo año consecutivo. Tuvo la tasa de homicidios más alta de México registrada el año pasado, con 111 muertes por cada 100.000 personas, superando el récord anterior que estableció en 2022. El municipio de Colima tuvo la tasa de homicidios más alta de cualquier municipio grande del país.

Otro dato interesante que encontró el IPM es que el año pasado, el impacto económico de la violencia llegó a 4,9 billones de pesos (245.000 millones de dólares), o el 19,8% del PIB. Esta cifra equivale a 37.430 pesos por cada mexicano, más del doble del salario mensual promedio de un trabajador en el país.

El índice también destaca la importancia que siguen teniendo las organizaciones del crimen organizado en la violencia que enfrenta México; sin embargo, puntualiza el panorama criminal de México continúa evolucionando debido a la disminución del mercado de marihuana y heroína ilícitas en Estados Unidos.

Ante esta situación, el crimen organizado se enfoca cada vez más a la extorsión, la venta de drogas nacionales y la producción y el tráfico del opioide sintético fentanilo, detalla el reporte.

“No podemos negar un desafío presente en los últimos 18 años, que es la delincuencia organizada y la forma en que se aborda a partir de 2006 con la declaratoria de guerra contra el narco, así llamada por el expresidente Felipe Calderón, en la que claramente se decidió la lucha y enfrentamiento contra grupos de delincuencia organizada. En años recientes se han seguido más o menos los mismos patrones privilegiando la fuerza, mostrando o recurriendo a las Fuerzas Armadas preponderantemente y este es un gran desafío”, añadió Juárez.

En ese sentido, destaca que es necesario alcanzar un modelo de paz sistémica que está conformado por varios niveles y que le apueste más a cuestiones sociales y políticas que al uso de la fuerza. Y ve una oportunidad de que esto se concrete con la ayuda del próximo Gobierno de México.

“Una buena sugerencia para, probablemente, la próxima presidenta del país es que convoque a los sectores, que llame a los empresarios, que llame a los medios, a las iglesias, a las universidades, a las personas expertas de los temas a un gran pacto nacional, en el que se establezca una agenda donde digamos qué le corresponde a cada actor en el trabajo del concepto de paz”, concluye Juárez.

Fuente:https://latamnews.lat/

eitmedia.mx