sábado, 20 abril 2024
32.2 C
Monterrey

Gimnastas mexicanas quedan atrapadas en Israel y piden ayuda al Gobierno

Últimas Noticias

Ciudad de México.- La selección mexicana de gimnasia rítmica pidió ayuda urgente del Gobierno por medio de un video colgado en Instagram (red social de la empresa Meta, prohibida en Rusia), luego de quedar atrapada en Israel en medio del recrudecimiento del conflicto que ese país mantiene con el grupo islamista Hamás, y poder regresar a casa.

“Nos encontramos en Israel en un campamento de preparación para los próximos juegos Panamericanos, sin embargo, la situación ha dado un giro inesperado e inquietante. Como saben, la región fue afectada por un ataque del grupo Hamás, la tensión y preocupación se han apoderado de nuestro entorno y, ante la gravedad de la situación, los vuelos han sido cancelados, dejándonos sin la posibilidad inmediata de regresar a nuestro México”, dijo ante la cámara la entrenadora Blajaith Aguilar.

La entrenadora, acompañada por el plantel de gimnastas, agregó: “Ante este panorama, hacemos un llamado y solicitamos encarecidamente el apoyo a nuestro Gobierno, para que podamos regresar lo antes posible, sanas y salvas, a nuestra casa”.

Asimismo, las atletas agradecieron a la Secretaría de la Defensa mexicana (Sedena), el Colegio Nacional de Entrenadores (Conae), y la Federación Mexicana de Gimnasia (FMG) por estar en contacto permanente.

El pasado 7 de octubre por la mañana, el movimiento palestino Hamás lanzó miles de misiles desde la Franja de Gaza en un ataque sin precedentes y decenas de palestinos armados se infiltraron en las zonas fronterizas del sur de Israel, por lo que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, declaró que el país “está en guerra”.

En respuesta al ataque sorpresa de Hamás, las Fuerzas de Defensa israelíes (FDI) pusieron en marcha la operación ‘Espadas de Hierro’ y en las primeras cuatro oleadas de ataques aéreos, lanzaron unas 2.000 municiones y más de 1.000 toneladas de bombas sobre Gaza.

Según los últimos datos disponibles, la escalada de violencia ha causado unos 900 muertos y más de 2.400 heridos en Israel, a los que se suman 687 muertos y 3.726 heridos en Gaza, así como más de 100 personas, tanto militares como civiles, secuestradas durante el ataque y cautivas en el enclave palestino.