viernes, 19 julio 2024
23.7 C
Monterrey

La gula del espectador

Últimas Noticias

Al apagar las luces a las 21: 10, el mensaje político de Rise against the machine con Killing in the name ofSome of those that work forces, Are the same that burn crosses.

El mundo arde en varias direcciones. Europa del Este. Rusia versus Ucrania. En oriente medio, Palestina se inmola contra Israel.

Esa es la escena previa para Evanescence con su tour: The Bitter Truth. Las 10 mil personas (la cifra es oficial) en la Arena Monterrey presenta a la banda estadounidense de rock fundada en Little Rock, Arkansas, en 1995.

Amy Lee, Tim McCord, Troy McLawhorn, Will Hunt y Emma Anzai van y vienen por todo el escenario. Las secciones en la planta baja, todos sentados. Tan bien educados. Podrían pasar como ovejas listas para ser trasquiladas con las notas cortantes de la guitarra.

Apenas mueven la cabeza. Headbangers alineados. Golpean la imaginaria pared invisible. Graban la esencia del nu metal de Evanescence. Aquí estamos para la posteridad. El fin del mundo comenzará al finalizar la presentación. El fatalismo oscuro de la sociedad mediatizada.

Broken Pieces Shine, Made of Stone, Going Under, Take Cover, Lose Control / Part of Me / Never Go Back, Call Me When You’re Sober, Lithium, Far From Heaven, Better Without You, Imaginary, Wasted on You, End of the Dream, Haunted / My Last Breath / Cloud Nine / Everybody’s Fool / Weight of the World / Whisper, Use My Voice, Blind Belief.

Al último sus smash hits My Immortal y Bring Me to Life. Amárrense sus cinturones de seguridad. El descenso es caída libre. En algunas zonas, torpes y alevosos, los policías instalan filtros. Contra la ingesta de alcohol. En miércoles. Donde se hace curva sumergida del paso a desnivel.

Sin ir a la zona de guerra o de conflicto, nuestra batalla interior, silenciosa y efectiva, cobra la cuota de sangre cotidiana.

Por: Gerson Gómez-eitmedia.mx

Foto: Tomada de https://twitter.com/evanescence